PARQUE NACIONAL DE CHOBE



 SAFARI EN BOTSWANA
 
Tiene una superficie de 10.698 kilómetros cuadrados, que lo convierten en la una de las reservas más grandes de Botswana. Después del Gemsbok National Park, es la segunda reserva más importante del país.
Chobe es conocida especialmente por sus grandes manadas de elefantes y por la hermosa región de Savuti, donde pueden verse gran cantidad de depredadores. Una de sus mayores atracciones es la migración anual de cebras. También resulta destacable por los rebaños de búfalos cafres, por la cantidad de aves y por las maravillosas puestas de sol cuando los turistas recorren el río en barcos acondicionados y disfrutan de la presencia de gran abundancia de hipopótamos.

UN ECOSISTEMA EXCEPCIONAL
El río Chobe nace en las tierras altas de Angola y fluye en dirección sudeste. Antes de llegar a Botswana cambia de rumbo al encontrar la línea de falla del extremo sur del Gran Valle del Rift. Entonces recibe el nombre de Kuando. Una vez en Botswana se llama Linyanti, más adelante se llama Itenge y, por fin, cerca de la puerta de Ngoma se termina llamando Chone. En esta zona el río se remansa y en ocasiones parece fluir al revés. La vegetación es tan rica en esta región que el número de elefantes que se pueden contemplar es extraordinario.
El parque puede dividirse en cuatro áreas, cada una correspondiente a un ecosistema:
Área de Serondela. Situada en el extremo nordeste del parque, ocupa el lecho de inundación del río Chone. Es la zona más visitada del parque, ya que vienen a beber los elefantes. Hay hipopótamos y también pueden verse leones, jirafas y antílopes.
Área de Savuti. Como contraste con la anterior, es una zona desértica, a occidente del parque y está dividida en varias partes. Posee una zona inundable, la parte más baja de la depresión de Mabebe, conocida como “pantano de Savuti”. Las llamadas “colinas de Savuti” están formadas por cerros de origen volcánico, relacionados con la actividad volcánica del Valle del Rift. Se cree que la ladera oriental de las colinas, muy vertical, lindaba con el antiguo lago del Okavango, de 60.000 kilómetros cuadrados. En esa orilla se encuentra la cresta arenosa de Magwikhwe, que se habría formado junto al lago y que también forma parte de Savuti.
Área de Linyanti. Situada en la esquina noroeste del parque y al norte de Savuti, sigue el río Linyanti. Es una zona pantanosa donde se encuentran numerosos animales. Está rodeada de zonas de caza.
Área de Nogatsaa/Tchinga. Situada entre los valles de Linyanti y Savuti, es una zona más alta y seca, no muy espectacular, donde se pueden ver los elands y en la época de lluvias se refugian los animales.

BREVE HISTORIA
Los habitantes originales del área eran nativos san. Cazadores y recolectores nómadas que se movían constantemente en busca de agua, alimentos y animales salvajes.
Otros grupos como los basubiya i batawana se unieron a los primitivos san.
En 1931 se presentó la idea de crear un parque nacional para proteger la fauna contra la extinción de algunas especies, pero oficialmente no fue considerado una reserva hasta 1960. Siete años más tarde, la reserva fue declarada parque nacional y los límites se ampliaron considerablemente desde entonces.

CLIMA
Puesto que Botswana se encuentra en el hemisferio sur, las estaciones están invertidas respecto al hemisferio norte, y por la situación del país en el trópico, las lluvias son estacionales y de carácter monzónico.
El mes más caluroso en Chobe es octubre, con temperaturas máximas de 36ºC y mínimas de 20ºC. Durante el invierno austral, los meses más fríos son junio y julio, con una mínima de 6ºC y una máxima de 25ºC. Es muy raro que las temperaturas bajen de cero grados centígrados.
La humedad está entre el 42 y el 78 por ciento durante el pico de la estación húmeda, en enero y febrero, y entre el 20 y el 40 por ciento en la estación seca de septiembre a octubre.
La estación húmeda se inicia entre noviembre y diciembre, y acaba entre marzo y abril. En la estación seca puede llover algún día. La precipitación media está entre los 550 y los 650 mm. anuales.

AMPLIA VARIEDAD DE FAUNA
El parque nacional de Chobe tiene una importante población de elefantes, que aumentó constantemente durante el siglo XX y se estima actualmente en unos 120.000 ejemplares.
El elefante de Chobe es migratorio, realizando migraciones de hasta 200 kilómetros de los ríos Chone y Linyanti, donde se concentran en la estación seca, hasta las depresiones del sureste del parque, donde se dispersan en la temporada de lluvias.
Además de los elefantes, existe una amplísima variedad de fauna, especialmente en los meses secos de invierno. Es en estas fechas cuando las grandes concentraciones de elefante, búfalo, cebra, jirafa, impala y otros animales se encuentran a lo largo del río para beber.
Otros animales presentes en el parque son: entre los grandes destacan el hipopótamo, búfalo, rinoceronte blanco y negro, y entre los felinos: leones y leopardos y servales. Los antílopes presentes en el parque son: el eland, gran kudú, sitatunga, bosbok, sable, el antílope acuático, lichi e impala, al margen de hienas, lobos, chacales de varias especies, ñús, mangostas, nutrias, cerdos hormigueros, liebres, ardilla, puercoespín, papiones y un largo etcétera.
Destacar, asimismo, que las instalaciones en el interior del parque son de primer orden y ofrecen toda clase de confort y seguridad para los viajeros.
El parque nacional de Chobe, uno de los más interesantes en África meridional, es un destino importante para el avistamiento de vida salvaje de todo tipo, y una opción de safari que el viajero no se puede perder, especialmente los safaris a través del río Chobe.

(Ver interesante colección gráfica de este reportaje en GALERIA DE FOTOS)

M U N I C H



LA CIUDAD DE LA CERVEZA

Munich tiene un mágico atractivo que la convierte en el “reino de los cielos alemán”. Situada a orillas del río Isar y con los Alpes como fondo, la capital de Baviera, posee un encanto especial que puede sentirse en el carácter campechano, versátil y abierto al mundo que tienen sus habitantes.
Desde que esta ciudad, una de las hijas más jóvenes de Europa, fue fundada en el año 1158 por los monjes del Tegernsee y el duque Enrique “el León”, su filosofía de vida ha sido “vive y deja vivir”. Una vez superados los incendios, epidemias y guerras que asolaron la ciudad en el pasado, fue Luís I quien decidió hacer de Munich una urbe que contribuyera en tal grado a la identidad de Alemania que nadie pudiera decir que conoce este país sin haber estado antes en ella.

CULTURA Y TRADICIÓN
Las calles de Munich albergan una mezcla extraordinaria de cultura y tradición, que comienza en la Marienplatz y se extiende por toda la ciudad. Un tranquilo paseo por sus calles se convierte en un placer al que el visitante no debe renunciar.
Desde Karlsplatz. Al corazón de Munich se llega desde Karlplatz, un lugar especialmente atractivo en el que se encuentra Karlstor. Una vez atravesada esta puerta de acceso a la ciudad, un paseo por la Neuhauser y la Kaufingerstrasse, calles peatonales repletas de tiendas en las que los muniqueses hacen sus compras, llevara directamente a Marienplatz.
Marienplatz es el centro de reunión para los muniqueses. En ella se encuentra el nuevo Ayuntamiento, símbolo de la urbe, y muchas cervecerías así como restaurantes tradicionales.
Hacia la Viktualienmarkt. Una cita obligada es el mercado situado en la Vktualienmarkt. De paso se puede visitar la torre de la iglesia de San Pedro, que ofrece una impresionante panorámica de la ciudad.
Palacio Ducal. Tras deleitarse con la imagen casi aérea de la ciudad, pequeñas calles repletas de cervecerías y curiosos escaparates que llevan hasta el Palacio Ducal, la Casa de la Moneda y el interesante edificio de Correos.
Homenaje a la Cultura. Una vez atravesada la Maximiliamstrasse, una de las calles más representativas de Munich, y tras dejar a un lado la Josephplatz, el visitante puede recrearse contemplando el Palacio de la Residenz, una auténtica joya de la vida regia y símbolo de la sangre real que llegó a vivir en Munich.
Religión y Realeza. Tras haber contemplado la Ópera Estatal, punto de reunión todas las tardes antes de la representación, o la colección Numismática, el visitante atravesará la Odeonplatz, punto de origen de otra de las vías de acceso a la ciudad, la Ludwigstrasse, calle en la que se erige la Universidad y la Biblioteca. Una vez hecho esto, la mezcla de religión y realeza se hace patente en la admiración que despierta la iglesia de los Theatinos, la Logia de los Generales y el Palacio Preysing.
Hacia la Catedral. Dejando atrás los palacios de Ludwig o Leuchtenberg y el Museo Siemens, el visitante se adentra por pequeñas calles rebosantes de vida en las que el olor humeante de la cerveza es la característica común. Saliendo a la  Theatinerstrasse se llega al Palacio Arzobispal y a la Fundación Cultural.
La imagen que Munich ha exportado al mundo, sin duda alguna, es la que presenta la Catedral, cerca de la tradicional Frauenplatz.
De vuelta a Karlstor. La imagen de la Catedral y el reflejo del nuevo Ayuntamiento obliga al visitante a adentrarse en la Promenadeplatz, uno de los lugares más acogedores de la ciudad en el que se puede hacer un pequeño descanso. Siguiendo la Maxburgerstrasse, se puede acceder al Teatro Mecánico, uno de los vestigios perennes que la música ha dejado presente en Munich.

LA RUTA DE LA CERVEZA
La ciudad de Munich está llena de animadas cervecerías, fruto de la tradición ancestral. La Hobrauhäus está considerada como la hermana mayor de todas ellas.
Viktualienmarkt. Sin duda alguna, el origen de la ruta de la cerveza podría comenzar en esta plaza, sede del tradicional mercado de las Viktuallas. En ella hay diversas cervecerías que a diario acogen a cientos de muniqueses que se reúnen para discutir de política, sociedad o deporte.
Hobrauhäus. Meca de la Cerveza. Una vez que se ha dejado atrás el Viktualienmarkt, y tras un paseo por la coqueta Sparkasenstrasse, se encuentra la Am Platz, una pequeña plaza en la que se levanta un “templo a la cerveza”, la Hobrauhäus. Es un local de tres pisos en el que antiguamente se hacía la cerveza para la corte y que hoy se ha convertido en un punto en el que los ciclistas hacen una parada para disfrutar de una cerveza.
Englischer Garten. Un paraíso cervecero. Diseñado por el príncipe bávaro Kart Theodor, es el mayor parque urbano de Alemania. Si se decide seguir la ruta propuesta, en él se puede encontrar un lago navegable, un templo griego y varias cervecerías y terrazas, entre las que destaca la Pagoda, mundialmente conocida, o la Aumeister.
Un mundo diferente. Las tradicionales cervecerías y terrazas que inundan Munich se encuentran en la Leopoldostrasse. Es precisamente esta calle la siguiente parada de la llamada “ruta de la cerveza” por la combinación perfecta que existe entre la tradición de los cafés y el bullicio y la vida de las terrazas cerveceras.
Si el cuerpo aguanta todavía, aún se puede hacer otra parada en la Ludwigstrasse, una calle situada a continuación de la anterior y repleta de ambiente a todas horas. Se ha convertido en la última parada de todos aquellos que piensan en tomar “la penúltima copa”.

VISITA A LOS MUSEOS
Munich cuenta con una gran cantidad de museos que ofrecen la posibilidad de contemplar desde los primeros artilugios que construyó el hombre, hasta auténticas maravillas pictóricas, pasando por juguetes artesanos y objetos propios de la cultura y la vida cotidiana bávara.
La Marienplatz. Centro de Museos. Sin duda, es el centro de todos los museos en Munich. En torno a esta calle se congregan el nuevo Ayuntamiento, la Catedral y el viejo Ayuntamiento que se ha convertido en un museo muy apreciado por los muniqueses, ya que en él se puede admirar una de las colecciones de juguetes tradicionales más extraordinarias que hay en Europa.
De los orígenes del hombre a la actualidad. Munich cuenta con uno de los museos más grandes e interesantes del mundo, el Deutsches Museum o museo alemán de ciencia y tecnología. En él se puede admirar desde los más primitivos avances que consiguió el hombre hasta los artilugios más innovadores que existen hoy en la tierra.
Vestigios de la cultura bávara. El Museo Nacional Bávaro, situado en la Prinzregentenstrasse, tiene un interés especial para quien decida visitar esta ciudad. Contiene una colección impresionante de arte y objetos clásicos de la región bávara y del resto de Alemania, entre los que hay que destacar sus grabados medievales y renacentistas en madera, sus tapices, sus figuritas para belenes o sus múltiples jarras y souvenirs fruto de la artesanía tradicional de la ciudad.
La Pinacoteca. Munich puede presumir de tener dos centros pictóricos que se codean con los más importantes del mundo. Por un lado, se halla la Alta Pinacoteca, una extraordinaria galería de pintura en la que se puede admirar una impresionante colección de cuadros de grandes pintores, tales como Giotto, Rembrandt, Rubens o Cranach “el viejo”. Por otra parte, la Nueva Pinacoteca, a tan sólo unos metros del anterior edificio, acoge buenas colecciones de impresionistas y del siglo XIX, tan importantes como las de Monet, Degas y Manet, que se combinan con una colección de paisajes brumosos propios del arte alemán.
En la antigua casa del pintor Franz von Lenbach, una villa de estilo florentino, se presenta una colección pictórica de renombre internacional que cuenta con cuadros que van desde la época gótica hasta nuestros días.
Residenzmuseum. Este recorrido por los museos de Munich se culmina con la visita a la conocida Residenz, el palacio real de los Wittelsbach durante más de seis siglos, que alberga colecciones a cual mejor, de tesoros estatales, tales como monedas antiguas, estatuas, obras de arte rococó, carruajes, etc. En su parte trasera cuenta con unos jardines extraordinarios. Una auténtica maravilla que no se debe dejar de ver.

UNA CAPITAL DE LA GASTRONOMÍA
Munich cuenta con una amplia infraestructura hotelera de diferentes precios y servicios, aún así encontrar cama en esta ciudad resulta complicado, salvo en los meses de julio y agosto, que son considerados como fechas fuera de temporada.
Los que realmente conocen Munich califican esta ciudad como la “capital de la gastronomía” ya que en sus restaurantes se puede disfrutar, tanto de la cocina tradicional y regional como de los platos internacionales más cotizados.
Cuando la noche cae en Munich, la mayoría de sus habitantes se refugia en casa. Sin embargo, la ciudad ofrece muchos espectáculos y actividades nocturnas a sus visitantes.
Munich cuenta con una zona comercial central de casi 2,5 kilómetros en la que el visitante puede hacer las más diversas compras mientras da un tranquilo paseo. Las dos calles más importantes son la Neuhauser y la Kaufinger.
La vida en esta ciudad de Munich es totalmente distinta a la del resto de urbes europeas. Parece que el tiempo no pasa por ella y sus habitantes desprenden una simpatía que envuelve al visitante.

(Ver interesante colección gráfica de este reportaje en GALERIA DE FOTOS)


AL ENCUENTRO CON LOS GORILAS


 

Míticos aventureros como Speke, Stanley, Burton Livingstone o Grant, ya en el siglo XIX se adentraron a través de este exuberante territorio en el que tienen cabida el desierto, la sabana, el bosque húmedo, la selva impenetrable, cataratas, volcanes y ríos caudalosos que son el hábitat de una amplísima variedad de fauna salvaje.
Situada en el corazón de África, al borde de la Gran Falla y en la región de los grandes lagos, Uganda, a lo largo de la historia ha excitado la imaginación de los grandes exploradores.
Inmersa en el corazón del continente africano, una maravillosa tierra en la que se aglutinan los más variados, bellos y violentos contrastes, todo ello le confiere a Uganda unas características geográficas muy especiales.
Dispone, además, de un abanico con los climas más extremos que da lugar a una extraordinaria amalgama de fauna y flora, al margen de infinidad de grupos étnicos, cada uno con sus ritos y costumbres, los cuales continúan encerrando muchos misterios aún no descifrados.
El descubrimiento de las fuentes del Nilo fue uno de los sueños de los grandes exploradores y marcó una pauta importante en el devenir histórico de todo el continente. Uganda en la actualidad es, junto con Kenya y Tanzania, uno de los países más desarrollados en materia de turismo, poseedores de un gran número de parques y reservas naturales, de ahí que ya no sea un sueño inalcanzable para el viajero, sino una palpable realidad, realizar un safari fotográfico y vivir inmerso en escenarios tan naturales como la cordillera Ruwenzori, las cataratas Murchison o las montañas Virunga, siguiendo las huellas de los míticos exploradores que antaño pisaron estas tierras.
Realizando un recorrido a través de Uganda, encontramos unos excepcionales Parques Nacionales, algunos de ellos con la posibilidad de presenciar en su hábitat a los gorilas de montaña.

DEL PARQUE KIDEPO AL MONTE ELGON
Junto a la frontera con Sudán el Parque Nacional del Valle de Kidepo es un espacio protegido que ocupa 1.442 kilómetros cuadrados en la región de Karamoja. Posee sabanas, dominadas por el Monte Morungole que se eleva hasta los 2.750 metros y es atravesado por los ríos Kidepo y Narus. Este parque está situado en el distrito de Kaabong, aproximadamente a unos 220 kilómetros por carretera al noroeste de Moroto, la ciudad más grande en la sub-región y a unos 520 kilómetros de la capital Kampala.
Cebras, antílopes, gacelas de Grant, eland, hienas y linces africanos están ampliamente representados, junto a avestruces, milanos, halcones pigmeos y varias especies de avutarda entre las aves.
Más al sur y lindando con Kenya se encuentra el Parque Nacional del Monte Elgon, situado a unos 140 kilómetros del lago Victoria, protegiendo la región alrededor del monte Elgon y a unos diez kilómetros al este de Mbale y de Budadiri. Su cota más alta se eleva a los 4.321 metros de altitud sobre el nivel del mar. El monte Elgon es un antiguo volcán extinto que hace miles de años sobrepasaba en altura al Kilimanjaro. Es una cuenca importante para el río Nzoia que desemboca en el lago Victoria y el río Turkwel que lo hace en el lago Turkana (Kenya).
La parte ugandesa del parque cubre unos 1.110 kilómetros cuadrados, mientras que la parte keniana sólo cubre unos 169.
A su alrededor, la variedad de bosques permite la existencia de una fauna variada, predominando los primates, antílopes pequeños, elefantes y búfalos. Se han catalogado, además, unas trescientas especies diferentes de aves, incluyendo algunas que no se encuentran en otros lugares de Uganda.

LAS CATARATAS MURCHISON Y LOS MONTES RUWENZORI
Al norte de Uganda occidental, se encuentra el Parque Nacional de Kabalega (Cataratas Murchison), extendiéndose hacia el interior desde la orilla del lago Alberto en torno al Nilo Blanco. Es el mayor espacio protegido del país y uno de los más famosos de toda África.
Las cataratas Murchison son solo uno de los atractivos que encierra el parque donde están ubicadas. Con una extensión de 3.841 kilómetros cuadrados, el parque fue establecido en 1952.
El explorador inglés Sir Samuel White Baker visitó las cataratas a principios de la década de 1860. En su libro The Albert N’yanza (El lago Alberto) describió su primer encuentro con ellas:
“De pronto, al doblar un recodo, apareció ante nuestros ojos una vista magnífica… La cascada era blanca como la nieve, lo que creaba un espléndido contraste con las negras escarpaduras que la flanqueaban, mientras las gráciles palmeras del trópico y los plátanos silvestres perfeccionaban la belleza
del paisaje. Esta era la más grande cascada del Nilo”.
Baker le dio el nombre de Murchison en honor del presidente de la Real Sociedad Geográfica.
Una buena manera es viajando hasta la base de las cataratas en una barcaza. La travesía, que comienza en la localidad de Paraa, ofrece al viajero la emocionante experiencia de navegar por el Nilo y observar al mismo tiempo animales salvajes a prudente distancia. Es común divisar hipopótamos, así como grandes elefantes, cocodrilos y búfalos. La extraordinaria vida salvaje del entorno del Nilo puede hacer que el visitante olvide momentáneamente su intención de ver las cataratas; pero tan pronto como llega a las aguas blancas, que parecen explotar por entre las rocas, comprende por qué Baker se quedó sin habla al contemplarlas.
El parque es conocido por su flora y fauna que se ha recuperado en parte de la masacre de los cazadores furtivos y la devastación que sufrió durante el gobierno de Idi Amín. Limita al norte con la reserva de caza de Aswa Lolim y al sur con las reservas de Bugungu (748 km2) y Karuma (720 km2).
A destacar entre la fauna existente: Elefantes, leones, búfalos, leopardos, hipopótamos, jirafas y chimpancés.
Por lo que respecta a las aves: Buitres, cigüeñas y el águila pescadora son las más representadas en este paisaje de una belleza incomparable.
Al sur del lago Alberto se ubica el Parque Nacional de Semuliki, en el condado de Bwamba, una parte remota del distrito de Bundibugyo. Posee 194 kilómetros cuadrados de una selva tropical única de esta parte de África. Se trata de una de las zonas más ricas en diversidad de flora y fauna de todo el continente. Es uno de los espacios protegidos más nuevos de Uganda.
La cadena de montañas Ruwenzori, situada en la frontera con la República Democrática del Congo, fueron a menudo consideradas como las “Montañas de la Luna” y ya mencionadas por los griegos como las fuentes del Nilo, pero sus descripciones eran demasiado vagas para saberlo con certeza. Las descubrió casi dos mil años más tarde Henry Morton Stlanley en 1889. La cadena tiene unos 120 kilómetros de largo por 65 de ancho. Consta de seis macizos separados por profundos valles: los montes Stanley son los más importantes, con varias cumbres elevadas. Incluye el pico Margarita, cuya primera ascensión se llevó a cabo en 1906 por el duque de los Abruzos.
Es una de las pocas cadenas montañosas de África con glaciares, junto con el Kilimanjaro y el monte Kenya. Los glaciares, sin embargo, amenazan con desaparecer a causa del calentamiento global.
La flora de Ruwenzori es muy variada, desde la selva tropical a los glaciares. Debido a las condiciones de temperatura y a las lluvias constantes y significativas durante todo el año, algunas especies se desarrollan de forma exuberante. Estas montañas surgieron con el levantamiento de los bordes de la parte occidental del valle del Gran Rift y están formadas por rocas metamórficas.
El Parque Nacional de los montes Ruwenzori se encuentra entre los lagos Alberto y Eduardo. Fue creado en 1991 y tres años después declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Ocupa alrededor de 99.600 hectáreas, las cuales contienen numerosas cascadas, glaciares y el tercer pico más alto de África, el monte Stanley (después del Kilimanjaro en Tanzania y el Speke, también perteneciente a los Ruwenzori).
El ascenso a este parque precisa de varios días de expedición y la misma debe prepararse con detalle en la población de Kasese. Es necesario contactar previamente con Ruwenzori Mountaineering Services.

KIBALE, QUEEN ELIZABETH Y MBURU
Ubicado más hacia el sur del país, el Parque Nacional de Kibale, cerca de los Ruwenzori, ofrece protección a bosques húmedos de lluvia perenne. Se trata de un territorio de unos 776 kilómetros cuadrados de superficie y se encuentra entre los 1100 y 1600 metros de altitud.
A pesar de que comprende principalmente bosques siempre verdes y húmedos, contiene una gran variedad de paisajes. Este parque es uno de los últimos espacios que quedan con grandes extensiones de tierras bajas y bosques de montaña. Fue creado en 1932 y establecido formalmente en 1993 para proteger una amplia zona que con anterioridad se administraba como una reserva forestal. Forma un bosque continuo con el Parque Queen Elizabeth y es un importante destino de turismo ecológico y para safaris fotográficos, muy popular por su población de chimpancés ya habituados y a otras doce especies de primates. Es también el lugar donde se ubica la estación biológica de la universidad de Makerere.
El Parque Nacional Queen Elizabeth es el espacio protegido que constituye la reserva de caza más visitada del país. Se encuentra situado al oeste y abarca los distritos de Kasese, Kamwenge, Bushenyi y Rukungiri. Se localiza a unos 376 kilómetros por carretera, al suroeste de Kampala. La ciudad de Kasese está situada cerca de la orilla noreste del parque, mientras que Bushenyi se halla a las afueras de los límites del sudeste del parque. En su interior acoge los lagos Edward y George, así como el canal Kisanga de más de treinta kilómetros que une a ambos.
Elefantes, búfalos, leones, hipopótamos, leones y leopardos abundan en la zona. Con respecto a la infraestructura hotelera, es uno de los parques mejor equipados de Uganda.
A más de doscientos kilómetros de Kampala y cerca de las fronteras con Rwanda y Tanzania, se encuentra el Parque Nacional del lago Mburo. Está situado en el distrito de Kiruhura y a unos treinta kilómetros de Mbarara, la ciudad importante más próxima.
Este espacio protegido cuenta una extraordinaria variedad de animales como cebras, impalas, antílopes, búfalos, hienas moteadas, y más de trescientas especies de aves.
Con alrededor de 280 kilómetros cuadrados de extensión, es el parque más pequeño de las sabanas de Uganda.

LOS GORILAS, DUEÑOS DE LA SELVA DE MONTAÑA
Situado en el suroeste del país, a lo largo de la frontera con la República Democrática del Congo, está el Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi con sus más de 32.092 hectáreas de selva impenetrable y sólo es accesible a pie. También fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994.
Es un refugio para los chimpancés, colobos y muchas especies de aves. Destacan principalmente alrededor de trescientos gorilas de montaña, la mitad de la población mundial de esta especie. Al respecto hay tres grupos de gorilas habituados a la presencia humana, se trata de los Mubare (que son los más sociables), Katendegyere y Rushegura.
Tener la posibilidad de aproximarse a estos magníficos animales y contemplarles, resulta, sin duda alguna, una experiencia inolvidable.
La Selva Impenetrable de Bwindi es uno de los ecosistemas más ricos de todo el continente africano.
Más al sur y a lo largo del borde septentrional de Rwanda, la República Democrática del Congo y Uganda, las montañas Virunga son una cadena de volcanes que forman una parte muy importante del gran Valle del Rift.
Virunga es también el hábitat del gorila de montaña, que se encuentra en grave peligro de extinción a causa de la caza furtiva y de las guerras que han asolado esta zona del país.
En torno a esta cordillera existen tres parques nacionales: el Virunga en la República Democrática del Congo; el de los Volcanes en Rwanda y finalmente en el extremo sur el Parque Nacional del Gorila Mgahinga que pertenece a Uganda, cerca de la población de Kisoro (a unos 55 kilómetros por carretera). Todo el parque se encuentra en el distrito de Bufumbra.
En la actualidad, la excepcional geografía de este país se ha convertido en el lugar idóneo para el desarrollo de proyectos de protección de la naturaleza y, siguiendo las huellas de los pioneros, realizar en unos escenarios naturales incomparables, los más apasionantes safaris fotográficos.
Tierra de mitos y leyendas, Uganda, calificada como “la perla de África”, es un país con un encanto muy especial y cuenta con el mayor número de parques y reservas naturales de todo el continente negro. Desde Kabalega o las cataratas de Murchison, con una extraordinaria riqueza de fauna salvaje, hasta la selva impenetrable de Bwindi y los bosques húmedos de Mgahinga, refugio de los gorilas de montaña, configuran un mundo fascinante y misterioso, como citó el periodista Henry Morton Stanley en sus relatos, donde el hombre blanco, pese a lo que pueda llegar a creerse, apenas si desempeña un pequeño papel. Un lugar donde aún es posible la aventura.

(Ver interesante colección gráfica de este reportaje en GALERIA DE FOTOS)