VIJAYAPUR



                                    UNA JOYA DEL ARTE INDIO



Antiguamente conocida como Bijapur, se encuentra ubicada en un distrito del estado de Karnataka, a unos 530 kilómetros al noroeste de Bangalore y está considerada como una auténtica gema del arte indio. Puede pensarse en ella como en un fascinante museo al aire libre, con piezas que datan de la era islámica de la región del Decán.
La rústica Vijayapur cuenta una gloriosa historia que se remonta a unos 600 años atrás. Los Kalyani Chaluk fundaron Bijapur en el siglo X. En la segunda mitad del siglo XIII, la ciudad cambió de manos y pasó a formar parte del sultanato de Khilji. En 1347, los Bahmanís de Gulbarga tomaron el sultanato de los Khiljis, siendo entonces cuando la dinastía de Adil Shahis asumió el control sobre esta ciudad.
Bendecida con tesoros tales como mezquitas, mausoleos, palacios y edificios fortificados, los monumentos principales fueron construidos durante el reinado de Adil Shahis. En la actualidad se encuentra en una lista para ser incluida en lugares pertenecientes al Patrimonio de la Humanidad por UNESCO

GOL GUMBAZ
Situada en medio de unos tranquilos jardines, en Gol Gumbaz se encuentran las tumbas del emperador Mohammed Adil Shah (1627-1655) y de su familia. La construcción del mausoleo fue concluida en 1656. Diseñada por el arquitecto Yaqut de Dabul, Gol Gumbaz cuenta con una cúpula rodeada de cuatro torres octogonales de siete pisos cada una. Los pisos superiores de cada uno de los cuatro minaretes tienen salida a un balcón circular al que se conoce con el nombre de “la galería de los susurros”. La acústica de este balcón garantiza que todo lo que una persona susurre en cualquier rincón de la galería pueda oírse claramente en el lado opuesto de ésta. Con un diámetro de 38 metros, se dice que esta magnífica cúpula es la mayor del mundo, después de la que corona la Basílica de San Pedro en Roma

IBRAHIM RAUZA
Uno de los monumentos islámicos más elegantes y mejor proporcionados de la India, Ibrahim Rauza, consiste de una tumba y una mezquita erigidas sobre una base cuadrada.
Ambas estructuras se elevan sobre un zócalo común ubicado en medio de un jardín bien mantenido. Se dice que sus minaretes de 24 metros de altura sirvieron como inspiración para los del Taj Mahal. Fue construido por el emperador Adil Shah II (1580-1627) como un futuro mausoleo para su reina, Taj Sultana. Sin embargo, él murió antes que ella y fue la primera persona enterrada aquí.
La mezquita cuenta con una sala de oración rectangular, una fachada compuesta por cinco arcos y delgados minaretes en cada una de las cuatro esquinas.
El estilo arquitectónico de Ibrahim Rauza es de carácter indo-islámico. El monumento diseñado por el arquitecto persa Malik Sandal, cuenta con dos estructuras cuadradas con delicados grabados. La primera de estas estructuras es la tumba de Ibrahim Adil Shah II y su esposa. La segunda alberga a la mezquita.
La estructura completa descansa en medio de un jardín amurallado. Entre la mezquita y el mausoleo, sobre la base rectangular, hay un estanque ornamental. La cámara donde se encuentran las tumbas tiene un techo bajo y curvo hecho de mampostería enmuescada; entre este techo y la cúpula hay un espacio vacío.
Las paredes han sido embellecidas con arcos e inscripciones. En las esquinas de ambas estructuras se alzan minaretes decorados con grabados y coronados con pequeñas cúpulas rodeadas de pétalos de loto.
La mezquita de Ibrahim Rauza está ubicada a la derecha y cuenta con una sala de oración rectangular. Los cinco arcos ubicados en la vahada de la mezquita conforman una de las características más llamativas de esta estructura única.

JAMI MASHID
Construida por Adil Shahi durante el Imperio de Bijapur en 1578, Jami Masjid era en aquel tiempo la mezquita más grande de la ciudad. Fue erigida para conmemorar la gran victoria del monarca Ali Adil Shah I sobre el imperio de Vijayanagar en la batalla de Talikota en 1565. Su estilo arquitectónico es indo-islámico. Cinco pasillos llevan a la sala de oración rodeada de arcos que ocupa el centro de la estructura.
La brillante cúpula principal está rodeada de otras 33 cúpulas menores. En este espacio saltan a la vista los pilares macizos decorados con intrincados grabados.

BARA KAMAN
Este monumento es un sueño inconcluso de uno de los reyes más jóvenes de la India, el monarca Ali Adil Shah II, que asumió el trono con 18 años de edad en 1657.
Bara Kaman significa “doce arcos”. El proyecto preveía la construcción de arcos horizontales y verticales alrededor de la tumba de Ali Adil Shah.

SANGEET MAHAL
Situada a tres kilómetros de Vijayapur, esta estructura es un ejemplo típico de la arquitectura de la dinastía Adil Shahi. Construida en el siglo XVI, comprende las ruinas de un palacio y de un embalse rodeado de un alto muro.
Sangeet Mahal permanece cerrada al público durante gran parte del año, pero cobra vida durante las celebraciones de Navaraspur Utsav.
En esta ciudad fundada por los Chalukyas  Kalyani en el siglo X existen otros monumentos interesantes, entre los cuales cabe destacar:

MEMORIAL REY EDUARDO VII
Se trata de una torre con una estructura de mármol con un busto del monarca y un parque a su alrededor. Está situado en el corazón de la ciudad y la primera piedra fue colocada en noviembre de 1913 por Lord Hardinge, virrey de la India británica. Construido en arquitectura indo-islámica, al principio tenía fuentes que proporcionaban agua potable, sin embargo, la mala gestión por parte del Gobierno en la década de 1970 dio lugar a la destrucción de este parque. Al respecto hubo una propuesta para demoler el monumento y realizar algunos proyectos, pero no tuvieron éxito. En la actualidad no hay ninguna señal de lo bello que fue en sus épocas de esplendor.

UPLI BURUJ
Construido alrededor de 1584 por Hyder Khan tiene unos 24 metros de altura de la torre de pie al norte de Dakhani Idgah en Vijayapur. Es una estructura esférica con escalones de piedra serpenteantes por el exterior. La parte superior de la torre ofrece una panorámica sensacional de la ciudad. En la cima existen dos cañones de gran tamaño. Los visitantes deben ascender por una escalera de caracol para llegar a la cima. Sin embargo, a excepción de esta torre hay muy poca evidencia de la pared de la ciudadela en esta área debido al crecimiento de las demás construcciones.

CHAND BAWDI
Ali Adil Shah (1557-1580) construyó este tanque cerca del límite oriental de Bijapur. Cuando hubo gran afluencia de gente en la antigua Bijapur después de la caída del Imperio Vijayanagar, y los nuevos asentamientos se aproximaron a la ciudad amurallada, hubo la necesidad de mejorar la infraestructura y la prestación del suministro de agua.
El tanque tiene una capacidad de almacenamiento para veinte millones de litros. Más tarde se convirtió en un modelo para muchos otros tanques construidos en la ciudad.

MALIK-e-MAIDAN
Se trata del cañón medieval más grande del mundo. Tiene alrededor de cuatro metros de largo y un metro y medio de diámetro. Su peso es de 55 toneladas y fue traído desde Ahmadnagar en el siglo XVII como un trofeo de guerra, merced al trabajo de 400 bueyes, 10 elefantes y un número elevado de hombres. Un colosal trabajo.
Este cañón fue colocado en el llamado Sherza Burj o “Puerta de los leones” en una plataforma especial construida al efecto. La boca del cañón representa la cabeza de un león con las fauces abiertas. Se dice que después de encender la mecha del cañón, el artillero encargado de hacerlo debía mantenerse bajo el agua de un gran recipiente colocado en una plataforma para evitar la explosion ensordecedora.

ASAR MAHAL
Construido por Mohammed Adil Shah alrededor de 1646 fue utilizado para servir como sala de justicia. Este edificio sirvió en su momento para guardar algunos pelos de la barba del Profeta.
Las habitaciones de la planta superior están decoradas con frescos. Todos los años se celebra un festival, pero a las mujeres no se les permite entrar en el edificio. Detrás del Asar Mahal puede contemplarse una panorámica de la ciudadela. A un kilómetro de distancia aproximadamente se encuentra una antigua mezquita.

GAGAN MAHAL
Su nombre significa “El cielo del palacio” y en la fachada tiene cuatro enormes pilares de madera. En este lugar, Sikandar Adil Shah con cadenas de plata se entregó al emperador Aurengzeb en 1681.
Existen además en la inmensa ciudadela varias mezquitas, tales como la Vahan Begam construida por Ibrahim Adil Shah II en honor de su esposa Malika, donde destacan las columnas de los arcos que son muy finas y el trabajo de estuco muy bueno. Otra de carácter relevante es la Meca Mezquita situada muy cerca del centro de la ciudadela y del Gol Gumbaz. Se cree que pertenece al periodo de Ibrahim II.
Otros edificios sobresalientes son el Templo de Narasimha, el Parshwanath Basadi, el Torvi Narasimha, el Shree Siddeshwar y el Basavana Bagevadi, todos ellos con sus especiales características.
Son múltiples los adjetivos calificativos que merece esta ciudad de Vijayapur y todos sus alrededores, de ahí que esté considerada como un auténtico triunfo estructural de la arquitectura del Decan indio.

(Ver interesante colección gráfica de este reportaje en GALERIA DE FOTOS)

LAS VEGAS



UN DESTINO MUY PECULIAR


Dados, bingo, póker, bacarrá, ruleta… Disfrute jugando en algunas de las más de cien mil máquinas tragamonedas… ¡Esto es Las Vegas!
Además, las apuestas en carreras y deportes son muy populares entre los aficionados. En algunos de los casinos también hay juegos orientales tales como Sic Bo, Pai Gow y Pal Gow Póker.
Y cuando se pone el sol, en Las Vegas aparecen las estrellas más brillantes del mundo. Puede disfrutarse todas las noches del entretenimiento por superestrellas en los escenarios de los principales hoteles y complejos turísticos. Personajes en salas de exhibición, las estrellas del mañana en los cabarets, lujosos espectáculos de baile y programas repletos de excelentes y famosos profesionales, más de los que el visitante puede llegar a imaginar. No es de sorprender que éste lugar sea conocido como la “capital de la diversión”. Un mundo espectacular en definitiva.
Aquí, tanto los locales como los foráneos llaman al centro de Las Vegas “Barranco brillante”. La espectacular concentración de luces y avisos de neón también localiza con toda precisión el mejor centro de gangas de la ciudad. Desde buffets económicos a exquisiteces gastronómicas, desde habitaciones de hotel al alcance de todos los bolsillos a elegantes suites. No es de sorprender que en todas partes los agentes de viaje recomienden a sus clientes el céntrico Dowtown Las Vegas.
Una ciudad apasionante que vive para el juego. Sus casinos se encuentran invadidos las veinticuatro horas del día por grupos de turistas, aficionados al juego y quienes desean insuflarse mutuamente ganas de vivir, reconstruyendo así un mundo en el que seguir escapando de los fantasmas que les asediaban antes de llegar a Las Vegas. Gentes diversas procedentes de todo el mundo que se pasan las horas hipnotizadas ante las populares tragaperras o las máquinas electrónicas de black-jack.
El sonido de las tragaperras persigue inexorable al atónito visitante hasta los lavabos, donde, en muchos lugares, puede obtenerse dinero en efectivo utilizando las tarjetas de crédito, siempre y cuando se acepte la abusiva comisión, por supuesto.
Desde el norte, hacia la calle Fremont o bien en dirección al sur, hacia la Interestatal 215, surgen el Caesar’s Palace, Sahara, Riviera, Casino Royale, Monte Carlo, MGM Grand, Excalibur, Luxor, The Mirage, Treasure Island, Flamingo… nombres míticos de los mejores casinos, hoteles y restaurantes.
Para atraer la clientela, los casinos utilizan diversos anzuelos, desde tigres blancos a un domador de gorilas, aparte de la presencia de algunos de los más afamados cantantes. En el Caesar’s Palace, por citar un ejemplo, todo derrocha lujo y un sofisticado aire romano. Desde la entrada, donde mastodónticos centuriones dan la bienvenida vestidos de gladiadores, hasta las salas de juego en las que camareras ataviadas a lo Cleopatra con sus provocativas minifaldas, reparten bebidas gratuitas para animar a los que tuvieran la descabellada idea de retirarse a sus aposentos.
Poco más puede hacerse en la ciudad de Las Vegas, aparte de pasear y dejarse llevar por el desequilibrio multicolor de sus neones, que producen borracheras sin necesidad de ningún tipo de bebida.

MÁS ALLÁ DE LAS LUCES DE NEÓN
Las Vegas está rodeada de una diversidad de terrenos desiertos llenos de un dramático color y esplendor. La belleza del desierto Mojave y de la cadena de montañas de la Sierra Nevada, han atraído turistas de todas partes del mundo. La ciudad, que goza, según aseguran de 320 días de sol al año, brinda al visitante la oportunidad de disfrutar de una variedad de actividades deportivas y recreativas o de ver una de las muchas maravillas naturales que se encuentra a cierta distancia de Las Vegas.
El Gran Cañón es un desfiladero situado a menos de 500 kilómetros de Las Vegas, alrededor de seis horas en automóvil. Una auténtica maravilla natural que tiene alrededor de 1,6 kilómetros de profundidad y fue erosionado a lo largo de millones de años de exposición a la naturaleza y a las aguas colosales del río Colorado. Un lugar donde los aficionados a la fotografía tienen la ocasión de disfrutar de este fenómeno natural donde vivían aborígenes americanos desde siglos antes de que Cristóbal Colón llegara a descubrir el continente americano.
El llamado Valle de Fuego, situado al norte de Las Vegas, con sus 26.000 acres, debe su nombre a las reflexiones de luz que rebotan de sus formaciones de arenisca de color rosado, rojo y anaranjado. Puede visitarse cerca de Elephant Rock y el Beehive Rock y ver los restos de un bosque petrificado.
La hacienda de Spring Mountain Ranch State Park, a unos 32 kilómetros de Las Vegas, ha sido convertida en parque estatal. Los visitantes pueden vislumbrar el florecimiento primaveral del desierto y también observar a los carneros de las Montañas Rocosas (el animal símbolo estatal de Nevada), así como los burros salvajes que habitan en el parque.
El Lago Mead, con su deslumbrante contraste azul ante el paisaje del desierto, está a apenas unos treinta minutos del centro de Las Vegas. Este lago tiene una longitud de más de 160 kilómetros y una costa que mide increíblemente 885 kilómetros. En este lugar puede disfrutarse de la natación, esquí acuático, camping y paseos en bote, buceo y practicar la pesca.
Las Vegas no es el único lugar que vibra las 24 horas del día. Mesquite, Laughlín y Jean, situadas en las cercanías, ofrecen también juego y apuestas al estilo Nevada. Tanto Mesquite, situada en el límite entre Nevada y Arizona, como Laughlín, en el río Colorado, ostentan casinos de esparcimiento y campos de golf. En la histórica Boulder City se puede descubrir un oasis en el desierto situado al abrigo de la Hoover Dam.

UN EXTRAVAGANTE COMPLEJO TURÍSTICO
En el mundo no hay otro lugar semejante. Es un oasis en el desierto. Un paraíso que todos pueden descubrir con cierta facilidad.
¿Quién hubiera pensado hace más de un siglo que una remota guarnición en el desierto llamada Las Vegas, descubierta por exploradores españoles, llegaría a convertirse en la capital del juego de todo el mundo?
Pero los observadores ya no piensan en esta ciudad exclusivamente como lugar de juego. El valle de Las Vegas es el hogar de aproximadamente de unas 800.000 personas. Cuenta con el Centro de Convenciones de un solo piso más grande de Estados Unidos y tiene alrededor de 120.000 metros cuadrados de superficie dedicados a reuniones y exposiciones.
Las Vegas con 80.000 habitaciones de hotel y motel, fácilmente alojan a los más de 18 millones de personas que visitan este lugar anualmente. Y todo eso más allá de las iluminaciones de neón.
En realidad las cifras se disparan al hablar de Las Vegas. El alojamiento en hoteles y moteles está entre los mejores del mundo. Algunos de los hoteles y complejos turísticos más extravagantes se encuentran en Las Vegas Strip y en el Centro de Casinos de la ciudad. Además del alojamiento de primera clase, muchos de los complejos cuentan con restaurantes preparados para servir especialidades gastronómicas, entretenimiento por superestrellas y de cabaret, centros comerciales modernos, diversos spa para la salud, campos de golf y piscinas, agencias de viaje, tiendas salones de belleza y barberías, así como servicios para convenciones y reuniones de alto nivel.
De noche, los anuncios convierten la ciudad en un gran parque de atracciones. Algunas de estas fantasías luminosas tienen una altura comparable a la de un edificio de seis plantas y su resplandor puede ser visto desde una distancia superior a los cien kilómetros. Y esto no es una extravagancia… es Las Vegas.

NEVADA
Es un estado situado al oeste del país. Su capital es Carson City, aunque la mayor ciudad sea Las Vegas.
Nevada posee las mayores tasas de crecimiento demográfico de todo Estados Unidos, en gran medida gracias a la notable inmigración de mexicanos. En la última década el índice de crecimiento ha rondado el 66,7%. No obstante, la mayor parte del estado se concentra en los núcleos urbanos, el resto está despoblado.
Los primeros exploradores europeos que llegaron a Nevada fueron los españoles y le dieron este nombre a causa de la nieve que cubría los montes en invierno.
Nevada fue parte del Virreinato de Nueva España hasta 1821, fecha de la independencia de México. Después de la guerra con Estados Unidos, se incorporó a la nación norteamericana. El 31 de octubre de 1864, fue elevada a la categoría de estado en plena guerra de Secesión. Ello le valió el apodo de The Battle-Born State (el estado nacido en la batalla).
Durante la década de 1870 se encontraron en Nevada grandes yacimientos de plata, lo que le valió el apodo de The Silver State. En la actualidad, la minería aún posee cierta importancia en la economía, aunque mucho menos que antaño. Sin embargo, la mayor fuente de ingresos viene derivada del turismo.
Se suele dividir Nevada en tres regiones fisiográficas:
La Gran Cuenca, que ocupa la mayor parte del estado. Esta región geográfica posee una gran variación de altitud: de 146 metros en el extremo sureste del estado (junto al río Colorado) a 4.005 metros (Boundary Peak) en el suroeste. Estos dos puntos son, respectivamente, el punto más bajo y el más alto de todo el estado. La Gran Cuenca se caracteriza por su suelo rocoso y accidentado. A lo largo de esta región existen diversos géiseres y manantiales termales.
La Meseta de Columbia, está localizada en el extremo noreste de Nevada, cuyas principales características son la presencia de valles profundos y angostos, y un suelo poco accidentado.
La Sierra Nevada, es una cadena montañosa localizada en el centro-oeste del estado y tiene muchas cumbres por encima de los 3.000 y 4.000 metros de altitud.
Nevada tiene un clima desértico, con dos estaciones bien definidas. Los inviernos son largos y muy fríos, mientras que los veranos son cálidos en su mayor parte. No obstante, a causa de su clima desértico, el estado registra grandes variaciones de temperatura entre el día y la noche.
Su población puede rondar con facilidad los tres millones de personas. El 59% son blancos (europeos o descendientes de europeos), el 28% son latinoamericanos (predominando los mexicanos), el 9% son de raza negra, existe alrededor de un 6% de asiáticos y el resto lo conforman personas de otras razas.
Nevada es famosa por sus casinos, o lo que es igual, Las Vegas. La llamada mecánica de las tragamonedas, la efímera danza de los dados y el seductor sonido de nácar de las fichas de la ruleta atraen hasta este rincón del desierto de Nevada a jugadores circunstanciales y, sobre todo, a expertos que creen erróneamente controlar el azar.

(Ver interesante colección gráfica de este reportaje en GALERIA DE FOTOS)

A LA SOMBRA DE BUDA



VIAJE A LOS LUGARES SAGRADOS DEL BUDISMO


Hace aproximadamente veinticinco siglos un gran hombre adoptó la vida ascética y errante en lo que en la actualidad es el norte de la India. Considerado en sí, no se trató de un acontecimiento extraordinario: muchos más buscaban también la liberación espiritual caminando errabundos por los bosques. Sin embargo, la búsqueda de este hombre terminó con el hallazgo de determinadas respuestas que han ido pasando a través de las generaciones y que, en ese proceso, han ido elaborándose e interpretando hasta formar una de las grandes tradiciones religiosas vivas.
Ciertamente, el budismo es algo más que una religión; su impacto cultural y filosófico lleva siglos levantando ecos en el sur y sureste de Asia y, más recientemente también en el mundo occidental. Esta tradición se ha vuelto tan amplia y diversa que una mirada superficial parece revelar más disparidades que similitud. Sin embargo, por detrás de esas muchas incongruencias hay un hilo común y reconocible.
Todas las formas de budismo comparten las mismas raíces y todas ellas están motivadas por la búsqueda de un estado duradero de satisfacción mediante el desarrollo mental, espiritual y moral. Todas ellas se relacionan en cierto modo con la experiencia ilustrada de un hombre al que se llama Buda.
LUGARES SAGRADOS
Son cuatro los lugares sagrados del Budismo y se encuentran en India y Nepal, muy a pesar de que en ambos países la religión dominante es el hinduismo. Estos lugares son visitados todos los años por miles de peregrinos budistas, tanto de la rama Mahayana (por ejemplo, Tíbet) como Theravada (por ejemplo Tailandia).
Estos lugares están directamente relacionados con la vida de Siddhartha Gautama, el príncipe hindú nacido en Nepal, que alcanzó la iluminación y creo este camino religioso y espiritual llamado Budismo.

LUMBINI: LUGAR DONDE NACIÓ SIDDARTHA GAUTAMA (BUDA)
Se cree que el príncipe Siddharta Gautama nació en un palacio de Lumbini, un pueblo de Nepal, hace más de 2.500 años. Al nacer, unos astrólogos predijeron que dedicaría su vida a la espiritualidad, por ello su padre lo encerró en el palacio, rodeándole de todas las comodidades y gente joven. El rey hizo todo lo que pudo para impedir que el príncipe conociera el sufrimiento humano.
Un día, cuando el príncipe tenía 29 años salió de palacio. A pesar de que su padre había ordenar preparar todas las calles para su salida, un hombre mayor se cruzó en su camino y así fue como por primera vez conoció la vejez, la enfermedad y la muerte.

BODH GAYA: LUGAR EN EL QUE BUDA SE ILUMINÓ
Después de conocer el sufrimiento, Siddharta dejó el palacio y empezó una vida ascética, dedicada a la espiritualidad. Se hizo seguidor de varias escuelas religiosas y perfeccionó sus enseñanzas. Probó de alcanzar la iluminación a base de privarse de cualquier deseo. Dejó de comer y se dedicó solamente a meditar. Por eso estuvo a punto de morir al desmayarse mientras tomaba un baño en un río. Eso le hizo dudar si realmente estaba haciendo lo indicado y decidió tomar un camino medio, sin grandes placeres ni privaciones extremas.
Entonces, Siddharta se sentó debajo de un árbol bodhi (ficus religiosa) en un pueblo llamado Bodh Gaya con la determinación de no levantarse hasta encontrar la verdad, la respuesta al sufrimiento. Después de 49 días de meditación y a la edad de 35 años, alcanzó la iluminación y dejó atrás el sufrimiento y la rueda de la reencarnación en la que se cree que todos estamos atrapados, el llamado samsara.

SARNATH: DONDE BUDA DIO SU PRIMER SERMÓN
Después de la iluminación y de reflexionar sobre si debía aplicar cómo lo había logrado o no, Siddharta, entonces ya convertido en Buda, dio su primer sermón en la ciudad de Sarnath (muy cerca de la ciudad de Varanasi o Benarés) y más concretamente en el “parque de los ciervos”. En dicho lugar existe una enorme estupa (Dhamek Stupa) contruido el 500 d.C. para reemplazar otra que fue construida en el 250 a.C. En la actualidad existe una imagen representando a Buda y sus primeros discípulos en el “parque de los ciervos”.

KUSHINAGAR: DONDE BUDA MURIÓ
A los 80 años de edad, Buda anunció que pronto abandonaría su cuerpo terrenal. Según la tradición budista se trasladó a Kushinagar junto con Ananda y algunos otros de sus discípulos para recibir en aquel lugar la muerte y adquirir el paranirvana o máximo nirvana. En un bosque de mangos se preparó un lecho, en donde exhortó por última vez a sus discípulos y murió. Los restos de Buda fueron trasladados a la población de Makutabandhana ubicada al este de Kushinagar donde fueron incinerados.
A partir de entonces aquel enclave se convirtió en centro de peregrinación de budistas de todo el mundo y contó con muchos monasterios y templos. Entre los monumentos sagrados que aún se preservan se encuentra la estupa Mahaparanirvana, atribuida a la estupa que se erigió en honor a Buda tras su muerte, la propia tumba de Buda -aunque vacía ya que se supone que no dejó restos físicos- y una estatua de Buda de 1.500 años.

OTROS TEMPLOS BUDISTAS EN EL MUNDO
Desde que el Budismo se ha extendido a lo largo del planeta en los dos últimos siglos, muchos son los templos budistas que pueden encontrarse en distintos países. Con sus raíces en la antigua India, las creencias religiosas y filosóficas del budismo la han convertido en un estilo de vida y enana de las más importantes religiones.
Aunque el Budismo se diferencia casi del resto de las demás religiones por ser una de corte no teísta (sin dioses) se caracteriza, entre otras cosas, por sus maravillosos templos de una espectacular arquitectura y de un estilo único que armoniza perfectamente la belleza de lo natural con el cuidadoso trabajo de la mano del hombre.
Algunos de los mejores templos budistas del mundo son:
El Wat Arun (en tailandés Templo del amanecer) en la ciudad de Bangkok (Tailandia). El templo está localizado en la ribera occidental del río Chao Phraya.
La característica más llamativa del Wat Arun es su prang central (torre de estilo jemer). Unos escalones bastante pronunciados llevan a las dos terrazas, siendo la altura de 77 metros. Las esquinas del templo están coronadas por otros cuatro prangs más pequeños. La decoración del templo se realiza mediante el uso de conchas marinas y de trozos de porcelana que había servido con anterioridad como lastre para los barcos que viajaban a Bangkok desde China. Alrededor de la base de las torres se localizan varias figuras chinas de soldados y animales. Por encima de la segunda terraza hay cuatro estatuas del dio hindú Indra cabalgando sobre Erawan.
El Pha That Luang literalmente la Gran Estupa, se encuentra situado en Vientiane (Laos). Desde su fundación probablemente en el siglo III ha sido reconstruido en varias ocasiones, la última vez en la década de 1930 debido a las invasiones extranjeras en la zona. Este templo está considerado el más importante de Laos y un símbolo nacional.
Según los propios laosianos, se construyó originalmente como un templo hindú. Se cree que el emperador Ashoka envió a misioneros budistas del Imperio Maurya y varios monjes, quienes trajeron a la estupa una reliquia sagrada de Buda.
Este impresionante y lujoso templo está cubierto de oro y se caracteriza por un gran número de esculturas, estatuas y decoraciones de todo tipo referentes a la cultura e identidad de Laos. Cada año distintos festivales se celebran en sus alrededores.
Shwedagon es un complejo religioso situado en Rangún, capital de la antigua Birmania. Está presidido por la magnífica estupa Shwedagon Paya rodeada de otros templos. Tiene un centenar de metros de altura y está cubierta por un baño de oro. Se sitúa en el margen occidental del lago Real en las colinas Singuttara. Es la pagoda más sagrada para los budistas del país ya que contiene algunas reliquias de Buda, entre ellas un trozo de tela y ocho cabellos de Siddharta Gautama.
Las oraciones se realizan dando vueltas en el sentido contrario a las agujas del reloj. Los visitantes deben descalzarse antes de pisar la entrada.
Borobudur es una estupa budista con silueta piramidiforme relacionada con la tradición Mahayana, que está ubicada en la provincia Java Central de Indonesia, unos cuarenta kilómetros al noroeste de Yogyakarta. Es el monumento budista más grande del mundo. Fue construido entre los años 750 y 850 por los soberanos de la dinastía Sailendra. Su nombre puede derivar del sánscrito Vihara Buda Ur, que se traduce como “el templo budista en la montaña”. Una auténtica maravilla arquitectónica.
El monumento consta de seis plataformas cuadradas coronadas por tres plataformas circulares, y está decorado por 2672 paneles de relieve y 504 estatuas de Buda.
Es un santuario y lugar de peregrinaje. El viaje de los peregrinos comienza en la base del monumento y continúa por un camino que lo rodea, mientras asciende a la cima a través de los diferentes niveles de la cosmología budista. Durante el viaje, el monumento guía a los peregrinos a través de un sistema de escaleras y corredores.
Finalmente hay que citar el Tôdai-ji en Japón, popularmente conocido como el gran Templo del Oeste u Oriental. Se ubica sobre las tierras niponas de la ciudad de Nara. Una de sus principales atracciones es una enorme estatua del Buda Vairocana o el Gran Buda. Otra de las maravillas de este templo tan sorprendente es que está construido totalmente en madera.
El templo cuenta con una gran historia ya que fue construido en partes y, según se cree, su estatua del Gran Buda fue trabajada por más de dos millones y medio de personas.
Seguir los pasos de Buda visitando los mejores templos se ha convertido en una muy atractiva ruta para cualquier viajero que pretende percibir la sosegada sensibilidad de un mundo tan exótico como lejano y anclado a años luz de nuestra civilización. Una interesante experiencia que supone una fuerte sacudida al escepticismo y, por supuesto, a nadie deja indiferente.

(Ver interesante colección gráfica de este reportaje en GALERIA DE FOTOS)